Tag Archives: desarrollo



febrero 27 / Business, Educacional, General, Institucional

LA RESPONSABILIDAD DE DECIDIR

Podríamos afirmar que las personas necesitamos una causa mayor para cambiar. Inevitablemente cada nuevo año nos hacemos una lista de buenos propósitos que van unidos a cambios, y que, desgraciadamente, la mayoría de las veces no llevamos a cabo.

La diferencia entre las personas que cambian y las que no, está en la decisión. Tal y como nos traslada Victor Frankl “la decisión es la libertad de elegir a pesar de las condiciones que solo parecen que determinan un comportamiento”

Hablamos de un concepto de Libertad y Responsabilidad, la responsabilidad de Hacer algo o alguien de sí mismo, tal y como continúa V. Frankl en su exposición “La vida tiene sentido bajo cualquier condición”.

Los seres humanos tenemos la Libertad de elegir una actitud ante cualesquiera que sean las condiciones a las que nos enfrentamos, depende de nosotros el cómo reaccionamos ante estas situaciones.

Las personas cambiamos cuando cambiamos nuestros pensamientos.

Los pensamientos son las diferentes interpretaciones que cada cual hace del entorno: si en un entorno saludable practicamos un pensamiento negativo crearemos un entorno nocivo para nuestro organismo que frenará nuestro crecimiento, el pensamiento positivo nos lleva a generar un entorno orgánico saludable, el cual a través del sistema nervioso desarrollará una química que modificará la composición de la sangre mejorando la salud y la eficacia de nuestras células.

En esta línea y con un nuevo planteamiento sobre la felicidad y el cambio tenemos a Martin Seligman con sus estudios sobre “El pensamiento positivo y la felicidad”. Seligman nos plantea tres tipos de vidas felices:

“-La vida placentera: el individuo busca lo que le gratifica y cultiva emociones positivas

-la Buena Vida de Aristóteles: lo que cuenta es disfrutar con lo que haces, en el trabajo, en el amor o en el tiempo libre, hasta que te dejas absorber y eres uno con lo que estás haciendo

-La Vida con sentido: pones tu talento al servicio de los otros, llegando a formar parte de algo que es mayor que tú.”

Una de las aportaciones más liberadoras de la Psicología Positiva es que puede haber varios caminos hacia la felicidad, el Sentido de la Vida, es un rasgo funcional que depende del individuo, de sus decisiones, de sus decisiones, de las circunstancias que se ha ido forjando….volcarse en algo que te apasione y te ayude a sentirte útil.

El paradigma pensar, sentir y hacer expresa que hacemos como sentimos y sentimos como pensamos. Nuestros pensamientos se reflejan en nuestros sentimientos y son el motor de todas nuestras acciones.

¿Cuántas veces hemos oído que las personan no cambian?, ¿que cada uno es cómo es?

¿Cuantas veces vemos a personas resignadas, viviendo, o más bien sobreviviendo una vida sin sentido?

Detrás de todas estas afirmaciones subyace una motivación “el miedo al cambio”.

Si queremos cambiar nuestro destino tenemos que cambiar el modo en el que pensamos. Tal y como decía en un principio, encontrar una causa mayor, un sentido pleno y profundo para pensar, sentir y hacer de otra forma y emprender el camino de la transformación.

Tal y como traslada Ignacio Bernabé “..En cada cambio nos vamos dirigiendo a ese SER mucho más capaz que en realidad somos. Es la transformación a través del autodescubrimiento. Es lo que me permite saber quién soy realmente y encontrar motivos para convertirme en ese SER que soy en esencia. Y de esta manera descubrir el camino del crecimiento.”

Cuando nos centramos en disfrutar del camino, se consiguen objetivos más altos. El autodescubrimiento nos permite entender de manera experiencial que crecer es la consecuencia de cambiar.

Con este pensamiento, ¿hay algo que pueda ser imposible?

ISABEL ABASCAL

Coach Colaboradora y Directora Territorial de NORTEMPO

febrero 9 / Business, Educacional, General, Institucional

¿Cambiamos el paradigma empresarial? Capital-Humanismo vs Capitalismo

Son muy pocas las personas que a día de hoy siguen cuestionando y considerando que no nos encontramos ante los últimos coletazos de nuestro sistema económico, más comúnmente conocido como CAPITALISMO.

La evolución de los paradigmas sociales, culturales y económicos son el fiel reflejo del fragante ritmo de cambio al que estamos sometidos en nuestras vidas cotidianas, donde la visible necesidad antes la pérdida de valores y rumbo social hacen necesario un cambio de modelo organizacional que no tan solo tenga impacto en el ámbito empresarial y económico, sino en todos los ámbitos que rodean nuestras vidas.

Ya lo decía José Luís Sampedro hace un tiempo: “El capitalismo está hundido. Algo mucho más grande que la crisis está en juego y ese algo es la decadencia del sistema. Fue fantástico cuando empezó a crearse a principios del siglo XV, pero se creó para una situación del mundo, que hoy ha cambiado

Y así es; nos encontramos inmersos en los inicios de un nuevo modelo socioeconómico que vendrá acompañado sin ningún tipo de duda de un periodo de tránsito y aprendizaje que las personas y organizaciones tendremos que aprovechar y socializar para cumplir, una vez más en la historia de la vida, con nuestra capacidad de adaptación como mero hecho de supervivencia ante el histórico cambio cultural, social y económico.

Y en este nuevo espacio vital que se nos presenta, donde tenemos el reto no tan solo de vivir y convivir, sino de competir y sobre todo de crear valor; somos las personas y nuestras organizaciones las que desde una perspectiva diferente centrada en lo social y personal deberemos aprender y entrenar a interiorizar y desarrollar nuevos pensamientos, valores, hábitos, normas, comportamientos,…. teniendo como foco y objetivo garantizar el equilibrio entre el beneficio económico y el beneficio social.

Por ello me gustaría presentaros una nueva doctrina filosófica-empírica y científica de la mano de Ignacio Bernabé con la que me siento alineado: el Capital-Humanismo.

Ignacio nos brinda un pensamiento donde “concibo a las organizaciones como espacios de CRECIMIENO personal y profesional, donde el CAMINO y no la meta en sí misma es el punto de encuentro entre los intereses organizacionales y personales; y el AMOR en mayúscula, el soporte del compromiso”. Su marco filosófico-empírico y científico promueve el desarrollo de acciones concretas y prácticas orientadas tal y como comenta Ignacio Bernabé a “poner al ser humano en el centro y a generar un pensamiento colectivo que genere comportamientos racionales y sostenibles desarrollando una visión global, inteligente y responsable a largo plazo”.

Yo creo en el Capital-Humanismo porque además de estar muy alineado con nuestra visión en COACH AND PLAY, entiendo que el futuro de nuestra sociedad y de nuestro entramado organizacional pasa por poner en el centro a las personas, por acompañarlas a crear valor, por generar contextos donde puedan identificar y desarrollar sus talentos, porqué será su bienestar social y emocional quien garantice tanto la viabilidad y sostenibilidad de las empresas como su crecimiento económico.

En la medida que seamos capaces de poner las emociones de las personas al servicio de la empresa, y el foco de las empresas en la esencia innata del ser humano, estaremos construyendo no tan solo un nuevo modelo socioeconómico, sino una nueva sociedad.

DANEL ALBERDI Arquitecto de Logros